Miradores de s’Arxiduq y Camí de s’Estaca

 
CatalanChinese (Traditional)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Miradores Arxiduq

Descripción

Una de las rutas más bonitas de Tramuntana, la que transcurre por una parte de los miradores que hizo contruir el Archiduque Luis Salvador. Ojalá este mundo tuviera muchas más personas como el Archiduque, que amaran tanto el medio ambiente.  
Itinerario
  • Calle de las Oliveras (Valldemossa)
  • Pla des Pouet
  • Coll de son Gallard
  • Estret de Son Gallard
  • Hotel El Encinar (Ca Madò Pilla)
  • Capella Beato Ramón Llull
  • Camí nou de s’Estaca
  • Camí de sa font de sa Figuera
  • Mirador de sa Rassa
  • Camí de sa Barrera de sa Marina
  • Finca Son moragues
  • Calle de las Oliveras (Valldemossa)

mide

Descripción

Entre 1872 y 1913 el Archiduque Luis Salvador, miembro de la casa imperial de los Habsburgo, hizo construir una red de caminos, miradores, capillas, merenderos demostrando así su pasión por Mallorca y el medio ambiente. Hoy en día, lamentablemente, estos caminos y construcciones están desapareciendo por el deterioro progresivo que sufren debido a los desprendimientos, vegetación o los escombros que se vierten. Esta ruta recorre parte de esos caminos por la parte de la finca de s’Estaca, en otra ruta se detallará la parte de los miradores hacia la finca de Miramar.

La ruta se inicia en la calle de las Oliveras en Valldemossa y se sube el camí del Pla des Pouet. Al llegar al pozo, se coge el camino hacia la derecha que conduce diréctamente al Coll de Son Gallard, punto más alto del camino (766m.). A partir de este punto, hay que seguir recto y en descenso por el camí de Son Gallard y que conduce a la finca del mismo nombre. Es un camino precioso por un bosque de encinas y sin ninguna dificultad, únicamente hay que tener cuidado en el Estret de Son Gallard de no coger el camino de la derecha en dirección a la finca.

Grabado de Na Foradada del Die Balearen

Grabado de Na Foradada del Die Balearen

Se continua descendiendo hacia la carretera, el camino pasa cerca de las Ermites Velles, si se pone atención a la izquierda sale un desvío para visitarlas. Visita obligada es el mirador des Tudons situado a la derecha del camino, uno de tantos que hizo contruir s’Arxiduq, quizás uno los más bonitos. Se trata de una torre de piedra maciza con una imponente escalera para acceder a la parte superior. Las vistas de la costa norte son únicas, destaca Sa Foradada en primer plano. El camino continua recto, al llegar a un cruce de caminos, hay que seguir recto, en dirección a la carretera de Deià, ya que hacia la izquierda se llega a la Ermita de la Trinitat.

Una vez en la carretera, justo delante está el Hotel El Encinar, aunque hoy en día aún se refiere a este sitio como Ca Madò Pilla, desde allí hay que saltar una pequeña pared, bajar unas escaleras para entrar en el conjunto de caminos y miradores que hizo construir el Archiduque Luis Salvador. El camino es estrecho y hay que tener cuidado ya que en algunos tramos está muy estropeado. Las vistas y el entorno es idílico, después de visitar miradores como Mirador des Pi, Mirador des Creuer, y como no, la capella del Beato Ramón Llull, hay un cruce de caminos que divide la ruta en dos. Uno de ellos sigue hasta la finca de Miramar y el otro, el camí nou de s’Estaca desciende hacia la finca de s’Estaca que es el próximo objetivo. Están marcadas en una roca con pintura roja una letra M y una letra E, a modo de indicación.

Grabado de s'Estaca del Die Balearen

Grabado de s’Estaca del Die Balearen

Descendiendo por el camí nou de s’Estaca, más adelante engancha con el camino asfaltado que llega a la finca. Prosigue la ruta hacia la izquierda, un poco más adelante hay que fijarse en un desvío, sobre el km.7 más o menos, se trata del camí de sa Font de sa Figuera, ahora en dura ascensión. Aproximadamente a 1 Km desde el desvío, se puede visitar el Mirador de sa Rassa, con unas vistas que quitan el hipo. Dejando atrás el mirador, a pocos metros está el desvío a la derecha que llega al Puerto de Valldemossa, esta ruta continua en ascensión en dirección a la carretera de Deià. Hay que pasar una barrera metálica que da nombre al camino (camí de sa Barrera de sa Marina).

Desde la barrera metálica, se continua la ascención por este bonito camino y sin problemas aparece la carretera de Deià. Hay que seguir en dirección a Valldemossa, y justo a la altura de la finca de Ca’n Costa, hay que desviarse a la izquierda para entrar en la finca de Son Moragues. Hay que continuar unos 2 km, por el camino que conduce a la finca y desde allí hasta Valldemossa. En definitiva una ruta para sacar muchas fotos y disfrutar plenamente del legado que nos dejó el Arxiduq.

Galería

Mapa topográfico

ruta2-mapa

Track GPS

Distancia total: 13.58 km
Elevación máxima: 768 m
Elevación mínima: 138 m
Total ascendido: 1241 m
Total descendido: -1246 m
Tiempo total: 03:13:36
Descargar

wikiloc

Enlace ruta wikiloc : Miradores de s’Arxiduq y Camí de s’Estaca

Lugares de interés

Pla des Pouet

Es una esplanada situada en el camí de sa Talaia Vella a unos 700m de altitud con un pozo como protagonista y que le da nombre al lugar. Antaño ese lugar era un sitio de mucha actividad agrícola y ganadera, donde los carboners trabajaban intensamente. Hoy en día se pueden observar restos de toda aquella actividad como barracas, algibes, bebederos de animales, etc… El Archiduque Luis Salvador, gran protagonista de toda esa actividad, compró la finca de Son Moragues en el año 1683 y tenía a su cargo, familias de carboners, las cuales mantenían el bosque limpio, los agricultores que labraban el huerto y toda aquella gente que vivía por esa zona.

 


Capilla del beato Ramón Llull

Ramon Llull (1232-1315) fue un personaje excesivo, visionario y deslumbrante. Nació en Mallorca poco después de la conquista de la isla por parte de Jaume I y fue autor de 240 obras, además de pensador, teólogo, místico, profesor y misionero. En su juventud llevó una vida mundana y licenciosa, pero en 1263, cuando tenía 30 años y era padre de dos hijos, todo cambió. Según contó él mismo, fue a raíz de una aparición de Cristo cuando tomó la decisión de dedicar su vida a la oración y a la conversión de los infieles.

Hay dos lugares en la isla de Mallorca en los que Ramon Llull dejó huella. El primero es la montaña de Randa, de 543 metros, donde el beato se retiró como ermitaño. El otro es Miramar, un lugar idílico situado entre Valldemossa y Deià. Es la construcción más emblemática del Arxiduc. Se levanta sobre un imponente peñasco, en Miramar. Fue inaugurada en 1880. Un rayo la semidestruyó en 1975. Desde entonces su ruina es progresiva. No está precintada y sufre peligro de derrumbe. La estatua del beato, la obra más importante de su interior, se conserva en Son Moragues. En la imágen, la capilla en su estado actual.

S’Estaca

Miramar fue propiedad real hasta 1811, cuando las Cortes de Cádiz autorizaron la venta a particulares. Fue entonces cuando compró la finca una familia de Sa Pobla que posteriormente, en 1872, la vendería a S’Arxiduc. Miramar incluía unas viñas junto a las cuales, en 1878, S’Arxiduc hizo construir una casa de estilo siciliano a la que puso el nombre de S’Estaca. Y, dando un salto en la historia, conviene subrayar que S’Estaca es, desde los años 90, propiedad del actor Michael Douglas, conocido en la zona como En Miquel de S’Estaca.

Es un buen trecho, evidentemente, el que va de Ramon Llull a Michael Douglas, pero es un hecho que ambos comparten su devoción por esta costa que también fascinó a S’Arxiduc. Del Colegio fundado por Llull, por cierto, solo quedan unas pocas ruinas y una cueva en la que indica la leyenda que el beato se retiraba a meditar, pero dentro de la posesión de Son Marroig, hoy convertida en museo, puede verse el claustro del monasterio de Miramar, que S’Arxiduc quiso reconstruir en homenaje al visionario Ramon Llull, el primero que supo asociar esta costa con el paraíso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *