Pas del Diable (Camí Vell de Pollença, Fartàritx, El Ninot)

 
CatalanChinese (Traditional)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Descripción

Pas del diable

En esta ocasión se presenta una ruta en Mayúsculas, superando el Pas del Diable, un paso espectacular y una de las vías para subir al Puig Tomir. El regreso se hace por el altiplano de Fartàritx y el precioso camino de herradura de El Ninot, una curiosa formación rocosa. Un preciosa y exigente vuelta por una de las zonas más bellas de Tramuntana

diable

Itinerario
  • Pi de Son Grua (Ctra. LLuc-Pollença Km. 5,3)
  • Camí Vell de Lluc a Pollença (GR-221)
  • Pas del Diable
  • Coll de Fartàritx
  • Camí de la Casa de neu de Fartàritx
  • Fartàritx del Racó
  • El Ninot
  • Camí del Pujol
  • Camí Vell de Lluc a Pollença (GR-221)
  • Pi de Son Grua (Ctra. LLuc-Pollença Km. 5,3)

Itinerario exigente que se inicia en la carretera de Lluc a Pollença, en el Km. 5,3, justo en el Pi de Son Grua, que como su nombre dice, hay un gran pino que le da nombre al lugar. Proseguimos por el Camí Vell de Lluc a Pollença (GR-221), a pocos metros hay que cruzar el Torrent de Muntanya por un puente y continuar por un ancho camino asfaltado accediendo al Vall de Son Marc, un marco incomparable entre higueras, almendros y naranjos. 

Este valle marca la apertura de la Sierra hacia la costa y separa dos grandes alineaciones montañosas. Hacia el sur, se divisa el Puig de Ca de Míner (887 m, la altitud máxima del municipio), la Cuculla de Fartàritx, la Moleta y el Moletó, relieves que actúan como contrafuertes del Puig Tomir. En el otro bloque montañoso, situado al norte del Vall de’n Marc, se encuentran el Puig de Can Massot, el Puig Gros de Ternelles (el segundo más alto del municipio, con 839 m) y el Puig del Esbaldragat.

A unos 2,5 km desde el inicio, hay que abandonar el camino asfaltado para entrar en un frondoso encinar en donde la pendiente se acentúa. Unos 2 km más adelante, hay que abandonar el GR-221 y comenzar a ascender en dirección al Puig Tomir, en busca del Pas del Diable, la pendiente es muy dura. Hay que seguir por un senderito, bien señalizado con fitas por dentro del bosque, más adelante las vistas se despejan y el terreno se vuelve más pedragoso.

Las panorámicas que se abren al salir del bosque son increíbles, se divisa la costa norte de Mallorca, el Vall del Marc, Fartàritx, la bahía de Pollença hasta la península de Formentor, de primer nivel. La aproximación al paso se hace cerca de las paredes de la montaña por un terreno abrupto pero sin apenas dificultades, hay fitas que marcan el sendero a seguir, ya desde lejos se puede apreciar la silueta del paso, situado entre dos salientes de la montaña en forma de cuernos, que seguramente dan el nombre al fantástico paso.

La pendiente es exigente, sobretodo en la base del paso, que se realiza primero por una cornisa escalonada que facilita superarlo, y a continuación por un corredor cubierto de vegetación. Hay que tener cuidado, ya que algún tramo está un poco expuesto y un patinazo es delicado. Una vez superado el Pas del Diable, a mi en particular es uno de los que más me gustan de los que he hecho hasta ahora en la Serra.

Al salir del paso, se abre un paisaje de lo más salvaje a los pies del Puig Tomir, hay que transitar por una zona poblada de càrritx por un terreno incómodo y càrstico. Las vistas son de primer orden, a la derecha está el majestuoso Puig Tomir y a la izquierda el Puig de Ca de Miner. La ruta prosigue hacia el Coll de Fartàritx, para iniciar el descenso hacia el altiplano de Fartàritx. A continuación, y descendiendo unos pocos metros desde el Coll de Fartàritx se localiza uno de los elementos protagonistas de la ruta, se trata de la Casa de neu de Fartàtitx, la única que se conserva con techo en toda Mallorca.

Hay que seguir descendiendo hacia el Valle, por el antiguo sendero de nevaters en dirección a Fartàritx des Racó, una de las cuatro fincas en las que se divide Fartàritx. Al llegar a la finca, hay que abandonar el camí de Fartàritx, para desviarse por el Camí del Pujol, un antiguo camino de herradura para subir a la finca desde Pollença. Este camino es más conocido como El Ninot, debido a una roca con una forma muy peculiar.

El Ninot

El Ninot

A pocos minutos de iniciar el descenso hacia Pollença, podremos ver la curiosa roca, el camino de herradura está muy deshecho, antaño los nevaters bajaban la nieve acumulada y guardada en la casa de neu de Fartàritx. Es una maravilla este camino, con excelentes vistas del Vall de Son Marc y las cimas del Puig Tomir y Ternelles.

Siguiendo el fantástico camino público que se dirige a la finca de El Pujol, en la parte inferior entra en un precioso bosquecito y más adelante hay que saltar una barrera que da acceso al Camí Vell de Lluc a Pollença (GR221) desde la finca y regresar al Pi de Son Grua, punto y final de esta preciosa ruta.

Como comentario final, decir que la zona de Pollença y concretamente el Vall de’n Marc es un marco incomparable para realizar fantásticas excursiones. El Pas del Diable, siempre es un aliciente, uno de los grandes pasos de la Sierra de Tramuntana. Es una excelente ruta para disfrutar del trail running, aunque el tramo de subida del Paso hasta el Coll de Fartàritx no se puede correr, vale la pena transitar por esos parajes salvajes que tanto nos gustan a los montañeros de Mallorca.

Galería

Mapa topográfico

Mapa topográfico

Track GPS

Distancia total: 12.42 km
Elevación máxima: 795 m
Elevación mínima: 100 m
Total ascendido: 980 m
Total descendido: -980 m
Tiempo total: 03:51:14
Descargar

Lugares de interés

Vall de'n Marc

Vall de’n Marc

El Vall de’n Marc es un lugar idílico situado en el Oeste del municipio de Pollença. Conocido antiguamente como el valle “de Vàritx”, fue un asentamiento de gran importancia durante la época musulmana, gracias al aprovechamiento de las aguas de la Font de Vàritx, que regaba los numerosos huertos de la zona. En el siglo XVIII esta denominación fue sustituida por la de valle “d’en Marc”, a causa de las numerosas propiedades que esta familia poseía en la zona. Es un lugar privilegiado, rodeado de cimas tan espectaculares como el Puig Tomir, el Puig de Ca de Míner o el Puig Gros de Ternelles

Este precioso valle no dejó indiferentes a numerosos artistas y nobles como el Arxiduq LLuis Salvador, que lo describe como un rincón idílico en donde aparecen oliveras, higueras, algarrobos, entre las cuales, sobresalen rocas calcáreas a su alrededor. Todo ello descrito con mucho detalle en su obra magna sobre las Islas Baleares, Die Balearen

Este valle es uno de los más viejos de Pollença, en cuanto a asentamientos humanos, y buena muestra de ello son las fincas o possessions que se construyeron y que son patrimonio histórico muy valioso, como por ejemplo Son Marc, que data de la época medieval, El Pujol o El Molinet

La ruta del agua y los Molins de Llinars

Toda la ruta está muy vinculada a los cursos de agua. El primer tramo transcurre por la orilla del torrente de Sant Jordi y el de Son Marc. Una vez pasadas las posesiones de Can Guilló, Can Pontico y antes de llegar a Can Serra, aparece el torrente de Llinars, el cual marca la ruta del camino hacia los Molins de Llinars.

El camino de Llinars está asfaltado y en buen estado; justo a su principio, al norte se puede ver un acantilado de rocas rojizas que se convierte en un impresionante salto de agua conocido como el Salt de Llinars. Ascendiendo por el camino y de manera sucesiva nos iremos encontrando los seis molinos que forman un conjunto patrimonial muy interesante y que según los historiadores datan de la época árabe. Los molinos se empleaban para hacer harina mediante la fuerza de la caída del agua que hacía girar unas muelas que trituraban el trigo. El agua provenía de la Font de Llinars y recorría un circuito que la hacía pasar por los seis molinos hasta que acababa en el torrente.

A medida que se va ascendiendo por el camino hay excelentes vistas sobre el Vall de’n Marc, el Puig de Maria, la Serra de La Coma y Fartàritx. Al final del camino encontraremos los dos últimos molinos, desde aquí parten varias excursiones: Penyes Vermelles, Puig Gros de Ternelles, Penya del Migdia, etc.  

Los torrentes de Muntanya y de la Vall de’n Marc, llevan abundante agua, además de tener uno de los saltos de agua más espectaculares de la isla, el Salt del Molinet.

Fartàritx

Una de las grandes fincas del término de Pollença, es sin lugar a dudas, Fartàritx. Situada en un altiplano que va desde la Cuculla de Fartàritx hasta la vertiente NE del Puig Tomir se encuentran los cuatro Fartàritx: Fartàritx de’n Roig, Fartàritx Gran, Fartàritx de’n Vila y Fartàritx del Racó.

En cuanto a la etimología, la primera forma documentada, en el Llibre del Repartiment, és Alqueria Fardàritx, Fartàrig (1448, 1458 i 1489), Fartarix en el mapa del cardenal Despuig. La etimologia es incierta, aunque lo que está claro es que forma parte de una serie de topónimos de origen mozárabe acabados en -itx (Llinàritx, Favàritx, Tacàritx, Moscari(tx), etc.).

En estas cuatro posesiones encontramos campos de sembrado, fuentes, pasos, y con todo ello una gran riqueza toponímica. Cerca de Fartàritx del Racó hay un talayot de planta circular construido sobre una plataforma cuadrada. Antes de llegar al Coll de Fartàritx, hay un clot de neu (antiguo depósito para recoger nieve con el fin de disponer de ella en verano) en la que se construyó la única casa de nieve que aún conserva el tejado en Mallorca, la Casa de neu de Fartàritx.

Documentos de Interés

Molins de Llinars

Camí vell Lluc a Pollença

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *