Camí de Miramar y Camí de la Mar

 
CatalanChinese (Traditional)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Descripción

Otra ruta idílica en Mallorca, cuando se transita por los caminos que hizo construir el Arxiduq, los sentidos se agudizan y se dilatan las pupilas ante tal belleza. El Camí de la Mar unía Sa Foradada con Es Guix, hoy en día practicamente ha desaparecido, pero aún se pueden ver restos de sus paredes y de la magnitud de la construcción.  
Itinerario
  • Ca Madò Pilla (Hotel El Encinar)
  • Mirador des Niu des Corb / Mirador des Pi
  • Capella del Beato Ramon Llull
  • Camí de Miramar
  • Coves de Ponent
  • Es Pontets de sa Font Coberta
  • Mirador de sa Ferradura
  • Camí des Guix
  • Camí de la Mar
  • Camí de na Foradada
  • Mirador des Rotlo Gros
  • Finca Son Marroig

Ruta no circular que va desde el Hotel El Encinar (Ca Madò Pilla) y acaba en la finca de Son Marroig, pudiendo disfrutar de los miradores y caminos que hizo construir para acceder a Na Foradada i las fincas que adquirió. El primer tramo del itinerario es el Camí de Miramar, hay que ir hacia el mar, pasando al lado de la piscina del hotel. Enseguida ya se podrá ver el primer mirador, el Mirador des Niu des Corb, también llamado Mirador des Pi. Un poco más adelante se puede visitar la derruida Capella del Beato Ramon Llull

Ca Madò Pilla

Ca Madò Pilla

Después de la visita, el camino de divide en 2, en descenso y a la izquierda se dirige a la finca de s’Estaca, pero esta ruta continua recto hacia la finca de Miramar, hay indicaciones en la roca, dos letras pintadas como ‘E’ y ‘M’. Continuando hacia Miramar, aparecen los Pontets de Sa Font Coberta, una maravilla de construcción, se trata de 13 puentecitos construidos sobre el torrente de sa font coberta, el mismo número de frailes menores que constituyeron el monasterio y la escuela Lul·liana de Miramar. Esta fuente, al haber llovido mucho, revienta y el agua sobrante desciende hacia el torrente y los puentecitos. Una auténtica joya de la ingeniería hidráulica.

Esta es una de las rutas más bonitas de Tramuntana, el legado del Arxiduq, permite disfrutar de todos estos elementos que hizo construir el noble. Al dejar los puentecitos y saltar por un “botador”, continuamos hacia el camino de las coves de Ponent, están construidas a los pies de la finca de Miramar, el Arxiduq mandó construir escaleras talladas en la roca, en donde hay una pequeña cueva (balma) con un relieve de Ramón Llull.

04

Relieve de Ramón Llull en las Coves de Ponent

Proseguimos el camino y salimos en el entorno del jardín del Lago, una antigua cantera, a la izquierda del cual está el mirador des Guix y un poco más adelante el emblemático y retratado mirador de sa Ferradura, justo en este punto se inicia el Camí des Guix, que desciende por un precioso camino, hacia la Playa des Guix, lugar en donde veraneaba el Arxiduq.

Desde la playa des Guix se inicia el Camí de la Mar, el cual iba desde los acantilados de Es Guix hasta Na Foradada. En la época del Arxiduq, este camino estaba empedrado, hoy en día por el abandono y la fuerza del mar, está casi totalmente destruido, por ello para seguirlo hay que ir por encima de las rocas, no es aconsejable hacerlo con el mar en mal estado. Al finalizar al camino, la parte final poco antes de llegar a Na Foradada, el camino es transitable.

Antes de hacer la subida hacia Son Marroig y finalizar la ruta, es visita obligada ir hacia el Caló de Ponent, un pequeño embarcadero al lado de Na Foradada que en verano es ideal para darse un baño. La última parte de la ruta y más dura es la subida hacia la finca de Son Marroig por el camí de Na Foradada, son unos 4 km de subida que si se hacen a buen ritmo, llegaremos sin aliento. 

Pasaremos por el Mirador des Rotlo Gros y por la cuevas de Son Marroig, que ya se visitaron en la ruta de Na Foradada. En la finca se finaliza esta maravillosa e idílica ruta, conocida en todo el mundo, gracias al Arxiduq Lluis Salvador, cuyo legado es colosal y único. 

Como conclusión decir que es no es una ruta ideal para entrenar, ya que como se ha dicho, el camí de la Mar no es nada transitable, pero los lugares que se visitan son de postal, un verdadero museo al aire libre. Los paisajes son idílicos, no es de extrañar que tantos nobles, artistas, poetas y los visitantes de enamoren del lugar.

Galería

Mapa topográfico

00 - mapa

Track GPS

Distancia total: 9.94 km
Elevación máxima: 395 m
Elevación mínima: 13 m
Total ascendido: 1230 m
Total descendido: -1360 m
Tiempo total: 03:25:54
Descargar

Lugares de interés

Capilla de Miramar

Fotos antigues de Mallorca :: Capella Beato Ramon Llull

Una de las construcciones más emblemáticas que mando construir el Arxiduc Lluis Salvador, fue una capilla dedicada al Beato Ramon Llull. Construida en lo alto de un peñasco, junto a Miramar, se inauguro en el año 1880. Hasta que en el año 1975, la acción de un rayo la semidestruyó. Actualmente, continua en estado de ruina, debido a la pasividad de las instituciones.

Fuente : Fotos Antiguas de Mallorca

Playa des Guix y Caseta de banys des Guix

Playa de Es Guix, caseta de baños del Arxiduq

Playa de Es Guix, caseta de baños del Arxiduq

Desde el mirador de sa Ferradura se inicia el Camí des Guix, llamado así por la gran cantidad de yeso que contiene, que desciende por un precioso camino, hacia la Playa des Guix, donde el Arxiduq le gustaba bañarse. Por ello, en 1886 hizo construir una caseta de madera que se tenía que montar y desmontar cada verano, cada día el Arxiduq descendía en carro desde Son Marroig hasta Na Foradada y desde allí por el Camí de la mar hasta la playa des Guix para bañarse. Además si nos fijamos, al inicio del camino de la playa, se pueden ver una muescas en la roca, que era donde estaba asentada la caseta de madera.

En la playa des Guix, se pueden restos de construcciones del Arxiduq, destacan unos bancos y mesas de piedra (berenedors des pedrís des penyal), y una antigua caseta, casi totalmente derruida, en donde se inicia el Camí de la Mar, el cual iba desde los acantilados de Es Guix hasta Na Foradada.

El Camí de la Mar, tenía 4 metros de ancho, era un camino empedrado que iba al lado del mar, con unos muros de contención de varios metros de altura, por donde podían pasar carros y personas. Una obra colosal hecha por los magníficos maestros constructores del Arxiduq entre 1877 y 1884. 

Son Marroig

03

Son Marroig es una posesión que está situada entre sa Marineta, Son Rul.lan, Son Gallard y Miramar. El nombre de la posesión proviene de los linajes de sus propietarios (Mas Roig). En 1870 la adquirió el Archiduque Luis Salvador de Austria, la finca hasta entonces había estado dedicada al cultivo de olivos, viñas y cereales, y a la producción de miel y gusanos de seda.

El noble salvó la finca del abandono restaurando la antigua casa y conservando la torre que databa del siglo XVI. Además le dio un estilo italiano, mandando construir en un extremo un jardín con un pequeño templo neoclásico con 8 columnas de estilo jónico. Desde este mirador se puede ver la punta de Sa Foradada y en días claros Sa Dragonera. Cuando falleció el archiduque (1915) la finca fue heredada por su secretario Antoni Vives, y en 1929 el pintor Antoni Ribas la convirtió en museo.

La Casa Museo de Son Marroig es una institución privada creada con la finalidad de preservar, divulgar y promocionar la emblemática figura del Archiduque Luis Salvador, personaje fundamental en la historia cultural y de mecenazgo de los últimos años del Siglo XIX y primeros del Siglo XX. Son Marroig ofrece una visita a ésta antigua propiedad del Archiduque. Su gran sala museo está dedicada a su figura, donde se pueden encontrar: dibujos, libros y efectos personales suyos. Su objetivo principal es dar a conocer a todos los visitantes su principal obra maestra, el “Die Balearen”, la mayor obra escrita sobre las islas Baleares.

En sus paredes cuelgan lienzos de Joaquín Mir, Antonio Ribas Oliver, Antonio Ribas Prats, Bauzá, Erwin Hubert, Pizá, etc. En sus vitrinas podemos encontrar antiguos collares y objetos fenicios así como cerámica griega y romana. Una Virgen de alabastro del siglo XIII, ánforas romanas, mobiliario antiguo mallorquín, estatuillas griegas y telas mallorquinas conforman la gran sala museo.

La visita a la casa se completa con un recorrido por sus jardines, donde dejó su impronta el Archiduque: con su inmenso aljibe, el mirador des Galliner, el templete jónico de mármol de Carrara con la imponente mole de la Foradada a sus pies, desde donde se contempla una de las mejores vistas de la Costa Norte mallorquina. De la casa de Son Marroig destaca su torre cuadrada que data del Siglo XVI, donde sus anchos muros nos relatan y recuerdan los tiempos de los piratas moros.

Cuenta la leyenda, según nos relata el propio Archiduque, que fue precisamente de la torre de Son Marroig de donde fue raptada la ultima mujer de la zona por los piratas. Hoy día, en su interior se puede apreciar una cama señorial del Siglo XVII. Destaca a su vez la gran almazara o molino de aceite de donde se extraía tan preciado liquido de unos arboles milenarios.

Uno de los mejores rincones sobre la Sierra de Tramuntana. Desde 1978 Son Marroig acoge el Festival Internacional de Deià, dedicado a la música de cámara.

Más información : http://www.sonmarroig.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *