Vuelta a la Moleta de Binifaldó desde Caimari

 

binifaldo

Descripción

 

Una de las vueltas más bonitas de Tramuntana, además esta larga ruta se inicia en Caimari, subiendo por el precioso camí vell de Lluc. Un fantástico itinerario con impresionantes paisajes cársticos, bosques de encinas y pinos y elementos etnográficos fruto del duro trabajo de nuestros abuelos en el bosque.
Itinerario
  • Caimari, Mirador de ses Rotes. Inicio Camí vell de Lluc
  • Sa Costa Llarga y Son Canta
  • El Barracar y sa Llangonissa
  • sa Bretxa Vella
  • Cases des Guix y Font des Guix
  • Coll de sa Batalla
  • Refugio de Son Amer
  • Coll Pelat
  • Coll des Pedregaret
  • Camí vell de Pollença
  • Camí de la Coma de Binifaldó
  • Camí des Pixarells
  • Refugio de Son Amer
  • Camí vell de Lluc
  • Caimari, Mirador de ses Rotes. Inicio Camí vell de Lluc

El camí vell de Lluc

 

Una ruta muy larga, ya que se juntan dos rutas en una sóla. Por una parte se sube desde Caimari al Coll de sa Batalla por el camí vell de Lluc y desde ese punto se realiza la vuelta a la Moleta de Binifaldó para volver a Caimari descendiendo de nuevo por el camí vell de Lluc. Esta maravillosa vuelta es mejor realizarla en invierno ya que con el calor es demasiado larga. Si el día esta un poco tapado y con algo de niebla parece un escenario de una película de duendes. El coche se puede aparcar en la esplanada donde se inicia el camí vell de Lluc, cerca de Caimari, donde sale un camino de carro, con restos de su antiguo empedrado.

El camino ya empieza en ascensión, no con demasiada pendiente pero que deja sin aliento. A casi 1 km desde el inicio hay que cruzar la carretera de Lluc y empieza la Costa Llarga, un tramo muy empinado y empedrado, fruto del trabajo realizado por la Escola de Margers. El final de la Costa Llarga, en la que se llega sin aliento, lo marca Son Canta, a la derecha del camino. Unos metros después hay una bifurcación, hay que continuar por la izquierda, hacia la comuna de Caimari. Hay que pasar por debajo de un puente y continuar subiendo hacia Lluc.

cami-vell-lluc

Al llegar a un tramo hormigonado, la pendiente se endurece muchísimo hasta llegar a una esplanada y después de una pequeña bajada hay otra bifurcación. Hay que seguir por la derecha subiendo por sa Llengonissa, llamado así por la gran curva que describe. El fragmento más moderno del camí, conserva el empedrado en muy buen estado. Unos minutos más de ascenso y aparece una abertura artificial entre rocas llamada sa Bretxa Vella. Hacia la derecha, mirando al vacío, se contempla el corte en la penya del Grau que tuvo que hacerse para la carretera y que se conoce con el nombre de la Bretxa Nova.

Ya cerca del final del camí vell, se llega a las casas del Guix, no acabadas por problemas urbanísticos. Hay que seguir recto al llegar a la bifurcación del camino de Comafreda, pasar junto a la font des Guix y salir a la carretera, muy cerca del Coll de sa Batalla, a la altura del puente que cruza el torrente del Guix o de Comafreda.

Vuelta a la Moleta de Binifaldó

 

Finalizado el tramo del camí vell de Lluc, de unos 6 km. de ascensión, comienza la otra parte de esta gran vuelta y que consiste en dar la vuelta a la Moleta de Binifaldó, por el que se sigue el antiguo camino real, un fantástico itinerario con impresionantes paisajes cársticos, bosques de encinas y pinos y elementos etnográficos fruto del duro trabajo de nuestros abuelos en el bosque al lado de hornos de cal, rotlos de sitja y barracas de carbonero.

Desde el puente, hay que llegar al coll de la Batalla, continuar a las cases des Guix y seguir las indicaciones que marcan el camino hacia el refugio de Son Amer. El camino continua sin problemas hacia Pollença, está bien indicado. Transitando entre un precioso bosque de encinas se acentúa la subida, hay que pasar cerca de s’Ermita y la fuente homónima, un poco más adelante saltar una pared seca por un botador de madera y seguir hasta el Coll Pelat, punto más alto de la ruta con muy buenas vistas. Desde el collado se desciende por la ancha pista, la cual se abandona para continuar por un sendero más estrecho hacia el Coll des Pedregaret.

En el Coll des Pedregaret hay que saltar una pared seca por unos escalones, esta pared delimita los terrenos de diferentes fincas. Desde ese punto se inicia la dura subida al puig Tomir, que se explica en otra ruta. Ya pasados los 10km en las piernas se prosigue descendiendo por el camino asfaltado hacia las This triggers the tooltip. Desde las casas, se abandona el asfalto para seguir por en camino viejo de Pollença, los parajes por esa zona son preciosos. A unos escasos 400 metros aparece una espectacular encina de 500 años de antiguedad, y catalogada como Alzina de’n Pere.

alzina-pere

A muy pocos metros desde la gran encina, hay que desviarse por el camí de la Coma de Binifaldó por la izquierda, un precioso camino que transcurre entre oliveras, encinas y elementos etnográficos de especial interés. Sin ningún problema, se continua por la pista ancha, y a pocos minutos aparece el refugio de la coma de Binifaldó con una preciosa fuente homónima. Este tramo tiene unos 2.300 metros y desemboca en la carretera de Lluc-Pollença que se puede cruzar pasando por debajo de un puente. Se dejan atrás las áreas recreativas de Menut I i Menut II, para regresar hacia Lluc por el mágico Camí de’s Pixarells

Este camino, permite conocer el entorno más cercano a Lluc y por supuesto las fantásticas formaciones rocosas de la zona. El primer tramo que conduce al área recreativa de Es Pixarells, es el único conflictivo de la ruta, ya que no hay camino definido, pero también es el más espectacular ya que se adentra dentro de un bosque de formaciones rocosas únicas, hay algunas fitas y marcas de pintura, sin grandes dificultades se llega al área recreativa. Desde ese punto, comienza el camino en sí, son poco más de dos kilómetros hasta llegar a Lluc, de una belleza increible, un camino bien definido con elementos etnográficos, el mirador des Pixarells con unas increibles vistas de Tramuntana Norte y ya llegando a Lluc, se introduce en un precioso encinar y en la parte final hay que descender por unas formaciones rocosas con formas curiosas debido al desgaste por las lluvias.

Ya en el puente de madera, al lado del campo de futbol, hay que salir a la carretera principal y seguir las indicaciones hacia en Refugio de Son Amer, para regresar a Caimari deshaciendo el camino por el Camí Vell de Lluc. Y para concluir esta descomunal ruta, o mejor dicho, rutas, ya que son dos en una, sólo comentar que es una salida larga de trail running mejores de la isla sin duda.

Galería

Mapa topográfico

ruta4-mapa

Track GPS

Distancia total: 23.94 km
Elevación máxima: 688 m
Elevación mínima: 227 m
Total ascendido: 823 m
Total descendido: -783 m
Tiempo total: 04:37:07
Descargar

Lugares de interés

Camí vell de Lluc

cami-vell-lluc

Ruta clásica entre las clásicas de la Sierra de Tramuntana. Es el antiguo camino que conecta Caimari con Lluc y que forma parte del GR-221. El camino se inicia en el Mirador de ses Rotes, a unos 300 metros pasado el pueblo de Caimari, en el punto kilométrico 7,2. Este camino ya aparece citado en el siglo XIII y se supone que formaba parte de la red viaria musulmana, sociedad con expertos constructores de caminos. El incremento progresivo del número de peregrinos que utilizaron este eje viario, lo convierte en uno de los más populares de Mallorca.

El puig de n’Escuder, situado delante, es el escenario de narraciones populares en las que se une la historia con la ficción. Poco después, a mano derecha, se puede ver un peñasco puntiagudo, conocido como Es Cavall Bernat. Un poco más arriba, bajo un rodal de encinas sombrías y al lado del camino, destaca una gran roca conocida como el Còdol de’n Seda. Posiblemente por su forma redondeada se ha dicho desde tiempo inmemorial que se trataba de una piedra que algún gigante se sacudió del zapato.

Más arriba, hay que cruzar la carretera de Lluc y empezar a subir Sa Costa Llarga, se trata de un bello empedrado con una durísima pendiente, donde destacan, por sus dimensiones, las ratlletes (piedras largas que sobresalen del empedrado y que sirven para evacuar el agua y suavizar las subidas).Al final de Sa Costa Llarga, se encuentran las casas de Son Canta, que antiguamente se dedicaron a la explotación del olivar.

El camino de carro del antiguo Camí Vell de Lluc pasa por un tramo llamado Sa Llangonissa, llamado así por la forma que tiene el trazado. Más adelante se llega a Sa Bretxa Vella, éste es un osado paso abierto a principios del siglo XVIII para evitar el camino llamado Pas des Grau, que era muy peligroso. Sa Bretxa, se abrió con barrenos e hicieron falta más de cuatrocientos jornales y algunos quintales de pólvora (un quintal es 41,6 kilos). A lo largo del camino se tuvieron que levantar bancales espectaculares, construidos con argamasa.

El Salt de la Bella Dona es un precipicio por el fondo del cual discurre el Torrent des Guix o de Comafreda. Con este topónimo se conoce el punto situado en el kilómetro 12,6 de la carretera Ma-2130. La leyenda que da nombre al topónimo es la siguiente: un personaje malvado (identificado por algunos como el demonio) pretende a la esposa de un carbonero, y ella lo rechaza. Para vengarse, el pretendiente consigue convencer al marido sobre la infidelidad de la mujer, quien ignora toda la trama. La rabia y los celos mortifican al marido hasta tal punto que decide matar a la mujer tirándola por este precipicio. El nombre de Bella Dona, remarca, más que la belleza física, la cualidad espiritual de la víctima inocente. El marido siguió hacia Lluc y llegó a la salida del sol, cuando tocaban a misa. Cuando entró al templo ¡cuál fue su sorpresa al encontrar a su mujer sin ninguna brecha ni herida!

A partir de aquí el pinar cede el protagonismo a un espeso encinar por cuyo interior baja suavemente el camino hasta llegar a la Font des Guix, fuente que mana agua fresca no potable con sabor a yeso, haciendo así honor a su nombre. La última parte del camino llega hasta el Coll de sa Batalla y finalmente a Lluc. Según la historia, el collado toma el nombre de un episodio que sucedió a comienzos de siglo XVII. Entonces, buena parte de la población sufría hambrunas continuas, eran castigados por la peste, se veían asfixiados por los impuestos y estaban sometidos a luchas y tensiones sociales. Este contexto propició la aparición del bandolerismo. En el año 1618 topó con la fuerza de la justicia y fue derrotada en este lugar, de aquí el nombre. El combate acabó con el aprisionamiento de catorce bandoleros y la ejecución posterior de algunos de ellos.

FuenteBalears Natura

Ses Rotes de Caimari

Las Rotes de Caimari están situadas en el municipio de Selva, entre los 180 y los 475 metros de altura, y quedan delimitadas por el torrente de Ses Mosqueres, el Puig de sa Creu y el Puig d’en Escuder. Desde el mirador de ses Rotes se puede contemplar este fantástico conjunto de bancales, casetas y paredes declarado Bien de Interés Cultural el año 2009. Se trata de antiguas tierras comunales que formaban parte de la Comuna de Caimari y que entre los años 1837 y 1853, pasaron a ser particulares. Las parcelaciones de estas tierras permitieron a los habitantes del pueblo de Caimari acceder a la condición de pequeños propietarios con la labor de mantener las tierras.

Este tipo de construcción apareció por el fuerte incremento de población que se produjo durante el siglo XIX. Con la presión demográfica, surgió la necesidad de cultivar nuevas tierras ocupadas por el bosque y la garriga, construyendo bancales, y rompiendo la tierra, por superficial y rocosa que fuese. De aquí surge la palabra rota: un trozo de tierra rota y puesta en condiciones de cultivo. Gracias a su situación, junto al camino Viejo de Lluc, ruta tradicional de acceso al monasterio de Lluc, y junto a la carretera de Caimari a Lluc, muy frecuentada por la población local y por los foráneos, es una de las áreas abancaladas más conocidas de la isla de Mallorca.

En conjunto, ocupa una superficie de 35,7 hectáreas, divididas en 28 propiedades y destinadas mayoritariamente al cultivo del olivo, a pesar de que también encontramos algunos almendros y algarrobos, más frecuentes en las partes más bajas. Los marges, las paredes, las casetas y los torrentes canalizados ocupan prácticamente toda su superficie y configuran un espacio de alto valor etnológico y paisajístico, resultado de los trabajos realizados a partir de la división y del establecimiento de esta parte de la comuna de Caimari entre los años 1837 y 1852.

Santuario de Lluc

lluc

El Monasterio de Lluc es el corazón espiritual de la isla de Mallorca y lugar de peregrinaje para sus habitantes desde hace siglos, ya que allí reside la Virgen de Lluc, patrona de Mallorca. El Monasterio se encuentra ubicado en el término municipal de Escorca, en plena Serra de Tramuntana.

La zona de Lluc, está habitada desde hace milenios, así lo sugieren los restos prehistóricos que hay en sus cercanías. Se han encontrado varias cuevas prehistóricas de enterramientos, conocidas como Ses Cometes dels Morts correspondientes a los períodos de la Edad del Bronce y del Hierro, en donde se hallaron, aparte de múltiples objetos de esos períodos históricos, restos humanos en ataúdes de madera, algunos de los cuales se pueden observar en el museo del Monasterio de Lluc.

Ya en la antigüedad el lugar era considerado sagrado, así lo sugiere su mismo nombre. El topónimo de Lluc nos indica el carácter sagrado que tiene. Proviene del latín Lucus, que quería decir “bosque sagrado”, y se utilizaba en aquellos lugares donde ya en tiempos prerromanos se realizaban cultos de adoración a la Luna, los cuales se realizaban en bosques de encinas que por aquel entonces predominaban en toda la isla y que aún hoy se pueden encontrar en la zona. Posteriormente en topónimo fue derivando de Al-Luc durante la dominación árabe, Luc y Luch posteriormente hasta el actual Lluc.

Para más información : Misterios de las Islas Baleares

Video

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *