Vuelta al Puig de Randa y Pas de sa Geneta

 
CatalanChinese (Traditional)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Descripción

Preciosa e interesantísima vuelta al macizo de Randa. Visitando lugares santos y restos de actividad humana muy pintorescos. La parte complicada y más espectacular, es el Pas de sa Geneta, un paso muy aéreo pero con vistas privilegiadas.


Itinerario
  • Parking Randa
  • Camí des Puig
  • Puig de Son Reus
  • Antiguas canteras  
  • Ermita Sant Honorat
  • Pas de sa Geneta
  • Morro de’n Moll
  • Antenas de Randa
  • Santuario de Cura
  • Camí del Bon Pastor
  • Túneles polvorín

mide

La ruta se inicia en el aparcamiento de Randa, que es una pedanía del municipio de Algaida. Continuamos por la calle de la Iglesia y pasamos por los antiguos lavaderos, la fuente y cruz de Randa. La subida se acentúa por el asfalto, y nos desviamos por el camí des Puig.

Entramos en un bonito camino dentro del bosque y sin problemas y siguiendo las fitas, alcanzamos la parte superior de la montaña, llegando muy cerca Puig de Son Reus (492 m), en dónde las vistas se despejan y pasamos a un altiplano formado por baja vegetación con vistas espectaculares. 

Seguimos dando la vuelta a la montaña, ahora en dirección Este por un senderito bien marcado. Llegamos a unas canteras abandonadas, en donde se pueden ver restos de construcciones de la actividad. Más adelante llegamos a la carretera que se dirige hacia el Santuario de Cura, pero antes nuestra intención es visitar dos ermitas cercanas.

La Ermita de Gracia estaba en obras y cerrada al público, así que nos dirigimos a la bonita Ermita de Sant Honorat, la cual visitamos y disfrutamos de las vistas. Regresamos a la carretera de Cura y un poco más adelante y siguiendo el GPS, dejamos la carretera para dirigirnos a los acantilados que nos llevarán al Pas de sa Geneta.

Para ello, descendemos un poco por un senderito poco marcado pero fácil de seguir, las fitas indican bien el camino. Y en pocos minutos ya veremos la estrecha cornisa que se asoma en las paredes muy agrietadas de la montaña y que forma el vertiginoso Pas de sa Geneta

El acceso por los acantilados al Pas de sa Geneta es peligroso, hay peligro de desprendimientos y no está permitido el paso. Además si se tiene vértigo, aún puede ser más comprometido. Tenerlo en cuenta antes de acceder a la zona.

Continuamos cerca de los acantilados, pasamos por una gran cueva, una pared seca divisoria y llegamos al Morro de’n Moll, el cual rodeamos y cambiando de vertiente, salimos por un senderito a la carretera que lleva a las antenas de Randa y el Santuario de Cura, el cual es una visita obligada.

Cerca del punto kilométrico 5, hay un desvío a la derecha, se trata del camí del bon Pastor, un precioso senderito que se introduce en el bosque y que transcurre muy cerca de los acantilados (Penyes des Colomer). Más adelante accedemos por unos túneles que forman un polvorín, que fue excavado durante la II guerra mundial.

Un poco más adelante, hay un mirador natural con unas privilegiadas vistas a la Serra de Tramuntana y el mar. El sendero sigue descendiendo sin problemas, hay algún tramo que tiene fuerte pendiente y en mojado patina mucho. Y dando la vuelta completa al macizo de Randa, llegamos de nuevo al punto de partida, siendo una excursión de lo más variada e interesante.

Además aún nos quedan caminos por descubrir, volveremos y haremos rutas nuevas que serán publicadas en esta web.

Mapa topográfico

00 - map

Galería

Track GPS

Distancia total: 8.77 km
Elevación máx: 543 m
Elevación min: 289 m
Total ascenso: 762 m
Descenso total: -744 m
Tiempo total: 03:37:34
Descargar

Enlace ruta wikiloc : Vuelta al Puig de Randa y Pas de sa Geneta

Lugares de interés

Santuario de Cura

El Santuario de Nuestra Señora de Cura corona la cima del Puig de Randa (543 m). Es la elevación de mayor altura del centro de la isla y se considera una de las montañas sagradas de Mallorca. Las leyendas, los rastros de culto y las hipótesis sobre su habitabilidad nos sumergen en el misterio de la historia. Cerca de la cima hay restos de un castillo de defensa del período islámico y desde la conquista de Jaime I (1229) hay indicios de que la montaña –que aún conserva cuevas, eremitorios y santuarios- era un espacio ideal para experimentar una vida ascética y contemplativa. La primera referencia documental que confirma esta hipótesis aparece en la Vida Coetania –la autobiografía de Ramon Llull, escrita en 1311.

Ramon Llull (1232-1316) habría recibido la “Iluminación” divina en este lugar, en torno a 1274, según explica en la obra citada. Desde este lugar habría iniciado su intensa y extensa trayectoria intelectual y misionera, dedicada a trabajar a favor de un nuevo orden mundial, la reforma de la Iglesia y habría introducido un sistema filosófico innovador. Un modelo de pensamiento que desde finales del siglo XIII hasta el siglo XXI ha sido objeto de estudio y de inspiración en todos los campos del saber.

Durante la segunda mitad del siglo XIV, el lugar se consolidó como espacio religioso, como lugar de veneración y de referencia contemplativa. Los seguidores de Llull se sentían atraídos por el lugar y continuaron el proyecto inicial de su maestro, un eremitorio y un ambiente para el saber. En 1394, el obispo de Mallorca Luis de Prades, testificaba que algunos eremitas residían de forma permanente en el entorno.

Desde el siglo XV hasta el primer tercio del siglo XIX, el minúsculo eremitorio luliano dio paso a un santuario dedicado a Nuestra Señora de Cura, cuya imagen de piedra de finales del XV se venera en el oratorio.

Junto al oratorio se conserva la Escuela de Gramática, fundada primero como Escuela Luliana (Pere Joan Llobet) y después por diversos mecenas y humanistas de los siglos XV y XVI, hasta convertirse en una de las tres grandes Escuelas de Gramática de Mallorca, en este caso sufragada por los Jurados de la Ciudad.

El Santuario de Cura ha compaginado durante siglos una triple dimensión: la devoción mariana, la devoción luliana y el saber. El Aula de Gramática, construida en el siglo XVII, y el oratorio mariano, conforman el principal patrimonio de un pasado glorioso. Por su ubicación, en el centro de la isla, y por sus características físicas, el lugar fue el centro de importantes celebraciones de religiosidad popular, vinculada a la economía agraria, como la “bendición de los frutos”, cuyo origen se remonta a la época medieval y está documentado desde el siglo XVI.

Al desaparecer la Escuela de Gramática (en torno a 1830), el lugar entró en una fase de deterioro. El culto a la Virgen y las celebraciones durante el año litúrgico eran pocos, y los sacerdotes encargados del santuario no podían mantenerse en el lugar. Durante setenta años la construcción sufrió un proceso de descomposición notable, como puede constatarse en las colecciones de fotografías de comienzos del siglo XX.

En el verano de 1913, el obispo de Mallorca, Pere Joan Campins encargó a los Franciscanos de la Tercera Orden Regular (TOR) la reconstrucción del lugar y la restauración del culto a la Virgen y la recuperación de la devoción a Ramón Llull. Desde hace poco más de cien de años, la TOR ha transformado el lugar en un santuario moderno. La construcción del convento actual, la hospedería y las dependencias del Santuario se inició en 1947.

La imagen de la virgen fue objeto de la coronación pontificia en 1955. El restaurante actual y las dependencias del cuerpo superior corresponden al convento inaugurado en 1956, como sede del noviciado de la Tercera Orden Regular. El licor Randa, con fórmula patentada por los franciscanos de la TOR, constituye uno de los productos propios que el visitante puede seguir degustando hoy.

Fuente : santuariodecura.com

Documento de interés

De Randa a Cura – Un paisatge per a la reflexió 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *