Puig Gros de Ternelles (Desde el Camí de Llinars)

 
CatalanChinese (Traditional)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Descripción

Puig Gros de Ternelles

Vuelta complicada y muy exigente, no apta para gente principiante en montaña. Visitamos los Molins de Llinars, antiguos molinos usados para hacer harina, movidos por el agua de la font de Llinars, una maravilla de la historia de Mallorca La subida a la cima del Puig Gros de Ternelles es espectacular pero incómoda y de difícil orientación. Una excursión de primer nivel sin duda.

Itinerario
  • Pi de Son Grua (Km. 5,3 Ctra. Lluc-Pollença)
  • Camí de Llinars (Km. 3,6 Ctra. Lluc-Pollença)
  • Molins de Llinars
  • Cases i Font de Llinars 
  • Penyes Vermelles (527 m)
  • Coll de Tirapau (485 m.)
  • El Paraigo
  • Puig Gros de Ternelles (838 m)
  • El Pa de Figa d’Ariant (702 m)
  • Font de la Mare de Deu
  • Torre d’Ariant
  • Coll d’Ariant
  • Camí d’Ariant 
  • Pi de Son Grua (Km. 5,3 Ctra. Lluc-Pollença)

mide

Un itinerario de primer nivel que hace muchos años teníamos pendiente. Es una de las grandes cimas de Mallorca que aún no habíamos ascendido. La ruta de inicia en el Pi de Son Grua, en el camí vell de Lluc a Pollença, a la altura del punto km 5,3. Desde allí hay que ir en busca del camí de Llinars, continuando por el GR221 hasta llegar al punto km 3,6. Hay una flecha que indica el inicio del camino. Es el inicio del pintoresco Vall de Son Marc.

Se inicia la subida por un camino de carro asfaltado, pronto podremos ver unos acantilados de rocas rojizas que forman el Salt de Llinars, en la época de lluvias es todo un espectáculo ver la caída del agua. Este camino, está muy vinculado a los cursos de agua. En el primer tramo caminaremos por la orilla del torrente de Sant Jordi y el de Son Marc. Una vez pasados los predios de Can Guilló y Can Pontico, y antes de llegar a Can Serra, encontraremos el torrente de Llinars que nos indicará el camino hacia los molinos. 

Continuando en ascensión por el camino asfaltado, podremos ver los Molins de Llinars, un conjunto patrimonial que forman los siete molinos que datan de la época árabe. Estos espectaculares molinos se utilizaban para hacer harina, eran movidos por la fuerza del agua que provenía de la font de Llinars y de esta manera de trituraba el trigo. El agua pasaba por un circuito que recorría los siete molinos y seguía hasta acabar en el torrente.

Todo un museo al aire libre y además con unas excelentes vistas sobre el Vall de Son Marc. Un poco antes de llegar a la barrera de las cases de Llinars,  hay que abandonar el camino asfaltado por la izquierda, por un sendero escalonado. A la derecha, discurre una pared seca que termina en otra pared transversal, que se puede cruzar por una barrera. Tras ella, enlazamos con un camino de carro, que cogemos por la izquierda, dejando de lado el de la derecha, que baja a las cases de Llinars.

El camino pasa un torrente, con encinas y palmitos ,con una pared a la derecha. Muy cerca, se encuentra la font de Llinars; tiene una mina alta, de medio punto y un canal en el centro. En la derecha, se extienden los huertos de las casas de Llinars, con vistas a las casas.

Desde la font de Llinars, hay que fijarse en un sendero a la izquierda, en subida por la ladera en forma de vaguada por un terreno pedregoso y sin camino, hay algunas fitas que marcan la dirección a seguir. A partir de este punto, ya no hay camino y se asciende por la vaguada que sube hacia las Penyes Vermelles (527 m). A poco más de un cuarto de hora de la fuente, llegamos a un collado, con carrizo y rocas y algunos ejemplares de palmito. Hay que continuar en tendencia a la izquierda, y no muy lejos del collado, llegamos a la pared divisoria de Llinars y Son Grúa, es realmente espectacular el entorno.

Pasada la pared, pasamos cerca de un gran pino entre el carrizo y, poco después, llegamos a un collado y alcanzamos la cresta que nos permite ver la panorámica hacia el puerto de Pollença. A la izquierda, está la cima de las Penyes Vermelles y a la derecha, la vaguada formada por el torrente de Llinars. La ruta prosigue hacia la cresta de la coma, hasta llegar a su parte más alta, uno de los lugares más bonitos y con mejores vistas de la excursión, se trata del coll de Tirapau.

Desde el collado hay unas vistas increibles, se puede observar el Castell del Rei y el próximo destino, el Paraigo. Descendemos, siguiendo las fitas y enseguida aparece una curiosa roca conocida con el nombre de el Paraigo (522 m); el nombre debe venir de la forma que tiene, en forma de paragüas o incluso de seta, sin duda buen cobijo en caso de lluvia. Es impresionante el desierto calcáreo de la parte sur del Puig Gros de Ternelles y las vistas panorámicas que se contemplan. 

Un poco más arriba se encuentra la recóndita font de ses Creus, que no visitamos y proseguimos la larga y lenta subida en dirección norte, siguiendo las fitas que ayudan bastante por esos terrenos tan salvajes. Hay que tener cuidado con seguir la hilera de fitas, ya que por la izquierda siguen hacia el Puig de Gironella, por tanto hay que seguir en tendencia a la derecha hacia la cima de Ternelles.

Tras 4 horas de intensa e incómoda subida, coronamos la cima del Puig Gros de Ternelles a 838 metros de altitud, es una cima poco transitada debido a la dificultad y distancia para llegar a ella. Las vistas son espectaculares, destacando la costa Norte de la isla. Descendemos por la misma vía de subida y ahora la ruta continua en dirección oeste hacia el Vall d’Ariant, siguiendo las fitas aparece una esplanada con impresionantes formaciones rocosas, hasta llegar a una canal con vistas al Vall d’Ariant.

La bajada por la canal tiene bastante pendiente y descendemos rápidamente, no hay que perder demasiada altura ya que hay que dirigirse hacia una inmensa mola, llamada Pa de Figa d’Ariant, una inmensa roca de paredes verticales a cuya base hay que aproximarse para realizar la última parte del descenso hacia Ariant. Dejando atrás la roca, se prosigue el descenso por un terreno incómodo que sin grandes dificultades, y cruzando un pequeño pinar, llegaremos a la font de la Mare de Déu, una bonita fuente, ideal para hacer un descanso y beber un poco de agua fresca.

Salimos de la zona de la fuente para ir por un camino escalonado y muy bonito hacia la Torre de Ariant y desde allí, enganchar el camí d’Ariant. Un largo descenso de 6 km hacia el punto de inicio en el Pi de Son Grua. En definitiva, una larga y dura excursión que no conviene hacer en los meses de calor. Una cima muy interesante con excelentes vistas, y muchas posibilidades de combinarla desde otros lugares.

Galería

Mapa topográfico

00 - map

Track GPS

Distancia total: 16.73 km
Elevación máxima: 809 m
Elevación mínima: 81 m
Total ascendido: 1203 m
Total descendido: -1203 m
Tiempo total: 08:15:45
Descargar

wikiloc

Enlace ruta wikiloc : Puig Gros de Ternelles

Lugares de interés

Llinars :: Conjunto patrimonial e histórico

Molins de Llinars

Finca y Font de Llinars

Durante la primera parte de esta fabulosa excursión, podremos visitar un conjunto de elementos arquitéctónicos con una gran historia. Bajo el topónimo de Llinars, se ubican en el término municipal de Pollença, la finca, una fuente y un conjunto de 7 molinos de agua, descansando en el idílico vall de’n Marc, uno de los valles más bonitos de Mallorca.

La finca está situada entre Can Serra, Can Pontico, las Tires dels Molins y la Penya del Migdia. Data del siglo XIII, de origen islámica, y destacan los molinos harineros, que recibían el agua de la font de Llinars. Dicha fuente, situada cerca de la finca y de los molinos de agua, está catalogada como cueva hasta 30 metros de recorrido, según notación espeleométrica. Su caudal, abastecía en forma de fuerza hidráulica a los Molins de Llinars. Se encuentra documentada con origen en 1241.

Fuente : Gran Enciclopèdia de Mallorca

Molins de Llinars

Pero, sin duda los grandes protagonistas de la excursión son el conjunto de siete molinos de agua harineros de rueda horizontal. Están situados en la posesión del mismo nombre, entre el torrente del Salt, Can Serra, ca na Borrassa y can Pontico. Cada uno de los molinos tiene denominación individualizada: can Teixidor de Baix, can Solivellesel molí Petit, can Teixidor de Daltcan Roqueta, can Ventet y el molí de Llinars.

Están construidos de forma escalonada en la ladera meridional del Puig del Migdia y forman conjunto con la fuente, bassa (pozo) y el salto homómims. A su alrededor se han encontrado enterramientos prehistóricos y cerámica romana e islámica. Funcionaron hasta 1950-60. En 1992, algunos de estos molinos han sido transformados en segunda residencia, por lo que quedan muy pocos restos de sus características originales.

Documentos de Interés

Rutes Biodiversitat – Molins de Llinars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *