Muntanya de Moncaira por el Pas des Marge, Pas des Ruc y Pas des Pinot

 

Moncaira

Itinerario circular y complicado por uno de los lugares más inhóspitos y salvajes de Tramuntana. Sólo apta para gente con experiencia en montaña y con buena condición física, en dónde es difícil orientarse y seguir la ruta correcta.

La ruta arranca cerca de el restaurante Es Vergeret, cerca de Cala Tuent, para coger el maravilloso camí de Sa Costera. La primera parte se dirige sin problemas hasta el Coll de na Polla, en donde hay un balcón precioso de Sa Costera. A pocos minutos del Coll hay que salir del camino para subir hacia el singular Pas des Marge, una dura subida cerca de los acantilados bastante incómoda.

Una vez superado el paso, se presentan unos parajes inhóspitos y salvajes, dónde hay que saber orientarse, hay algunas fitas pero a veces no son fáciles de ver y no es fácil seguir la dirección correcta. El próximo destino es el Pas des Ruc, en donde hay que escalar un poco para superarlo. Después de estar un buen rato haciendo de cabras, se enlaza con la pista de Bini Petit, donde hay unos campos de sembrado y de paso las piernas descansan un poco.

Desde la finca, la ruta sigue hacia los terrenos de Montcaira, no es fácil encontrar el desvío para ir hacia la cima. Durante el trayecto, hay restos de un precioso camino empedrado, hay fitas que conducen al inhóspito Pla de sa Creu, un altiplano a los pies de Muntanya de MontCaira (839m. de altitud). La pared seca divisoria de los predios de Bini Petit y Montcaira sirve de referencia para la ascensión a la cima. Desde lo alto de la montaña las vistas son de primer orden.

Para continuar con la excursión, hay que descender hacia el Pla de sa Creu, cruzar al otro lado de la pared seca, siguiendo las indicaciones, el camino no es fácil de seguir, el próximo lugar de paso es el Pla des Porxo, una antigua caseta con una bassa.

El Pas des Pinot, llamado así por un gran pino situado en el paso, marca el inicio del difícil descenso hacia Bàlitx d’Avall, hay muchísima pendiente y resbala bastante. La última parte de la excursión ya bastante más relajada, va por el Camí de na Cavallera, Coll de Biniamar y por último el camí de Sa Costera para regresar al punto de inicio.

Decir como conclusión que para mi, ésta es una de las excursiones mas bonitas que se pùeden hacer en Tramuntana, por la variedad de paisajes, vistas, pasos y elementos etnográficos que se visitan.

Album

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *